martes, 25 de marzo de 2014

¡ABSOLUCIÓN PARA PEPITA!

La Audiencia Nacional imputa a Pepita por unas declaraciones a El Mundo

La Secretaría del Juzgado nº 5 de A Coruña cita a Josefa Seoane Vaz a comparecer el próximo día 2 de junio a las 10:30 horas después de que la fiscalía de la Audiencia Nacional la imputara por un presunto delito de "enaltecimiento del terrorismo". Pepita, madre del preso político del PCE(r) Paco Cela y de Suso y Carlos (ambos también ex-presos), es acusada de "justificar a la banda criminal [GRAPO] como una respuesta a una supuesta violencia del Estado" y "menospreciar o mismo calumniar y humillar a las víctimas" en una entrevista concedida a Él Mundo que fue publicada el 7 de julio de 2013. La petición fiscal puede oscilar entre uno y dos años de prisión. Recordamos que Pepita tiene actualmente 75 años.

Seguiremos informando.

Fuente: http://comitedesolidariedade.wordpress.com/2014/03/24/a-audiencia-nacional-imputa-a-pepita/



Una mujer luchadora, una heroína ejemplar, que merece todo nuestro respeto y admiración!



¡DIFUSIÓN, SOLIDARIDAD Y DENUNCIA!


viernes, 14 de marzo de 2014

CAMPAÑA POR LA LIBERACIÓN DE Mª JOSÉ BAÑOS, PRESA POLÍTICA GRAVEMENTE ENFERMA

M ª José Baños Andújar, presa política de los GRAPO y vecina de A Coruña, está sufriendo una desatención sanitaria grave en la Prisión de Picassent, en Alicante, donde se encuentra dispersada y aislada.

Ya en el año 1992 le habían comunicado -estando también en prisión- que era seropositiva. A la sazón, había sufrido múltiples torturas y desatención sanitaria continuada, hasta que por fin, en el año 2000 el Director de la Unidad de Infecciosos del Hospital Infanta Cristina de Badajoz (donde estaba presa), ratificó la gravedad de su estado de salud. Por este motivo fue excarcelada, atendiendo a los artículos 104.4 y 196.2 del Reglamento Penitenciario, así como al artículo 92 del Código Penal, referentes a la excarcelación de presos y presas con dolencias muy graves e incurables; normativa que actualmente sigue vigente pero que no se cumple.

Fue detenida de nuevo en el año 2002, y la dinámica de la desatención sanitaria sigue produciéndose a día de hoy por parte de los servicios médicos de las prisiones por las que fue pasando, motivo por el cual su estado de salud, ya de por sí delicado, fue empeorando gradualmente. Como es sabido, la desatención sanitaria -como el aislamiento o la dispersión penitenciaria- está siendo utilizada como un plan macabro especialmente diseñado para exterminar lentamente a las presas y presos políticos que no reniegan de sus ideas.

Mª José, además de padecer VIH, no está siendo atendida de su dolencia de hígado -la hepatitis C- y una obstrucción de la vena aorta -claudicación intermitente-. Para la hepatitis, el especialista le había proporcionado en su momento un tratamiento que funcionaba bien. No obstante, en prisión modificaron dicho tratamiento, motivo por el cual comenzó a empeorar de nuevo y, pese a la evolución negativa de su estado de salud, no se le permitió retomar la medicación. ¡Si no se trata correctamente la hepatitis C, esta puede derivar en una cirrosis y llevar a MariJose a la muerte!


Debemos recordar qué María José no permanece en prisión desde hace años por su interés personal, sino por luchar contra el régimen fascista, siendo la expresión más consecuente del enfrentamiento contra el Estado capitalista por la que todos y todas salimos a diario a las calles, luchando por el empleo, por una sanidad y educación públicas y gratuitas, contra el patriarcado, por el derecho a una casa y por el derecho a reunirnos, organizarnos y expresarnos que nos niegan, por el derecho a la autodeterminación, contra las agresiones imperialistas...

En definitiva: María José está en la cárcel por ser una comunista que lucha por el Socialismo.

Por tanto, exigimos que María José sea puesta en libertad, atendiendo a la normativa vigente y, en todo caso, que sea atendida correctamente de cada una de sus dolencias, y que el servicio médico de la prisión le proporcione los tratamientos adecuados para cada una de sus enfermedades, cesando de inmediato esta tortura continuada a la que está sometida como presa política.



COMITÉ DE SOLIDARIEDADE PRESOS E PRESAS POLÍTICAS 

A Coruña, febrero 2014
(http://comitedesolidariedade.wordpress.com/2014/02/09/nova-campana-pola-liberacion-de-maria-jose-banos/)

Fuente: http://amnistiapresos.blogspot.com.es/

martes, 11 de marzo de 2014

Las presas políticas en prisión, doble opresión


La mujer, presa fácil de la tortura y las cárceles diseñadas para el hombre.

La aparente igualdad en la que vivimos encubre cualquier atisbo de violencia que sufren las mujeres por el mero hecho de serlo. Y si el escenario son comisarías o prisiones, la impunidad añadida de las FSE las soterra aún más. Cuatro ex presas políticas relataron el jueves en Oiartzun lo que han sufrido entre los muros.




Detención

«Me quemaron los pezones con el fuego de un mechero»

Ane Beristain fue arrestada junto a su hermano y su compañero en 1989. En el transcurso de la incomunicación los agentes de la Guardia Civil le metieron un revólver por la boca. Ella sólo recuerda su sabor a pólvora y cómo pedía a los agentes que dispararan: «No podía más, sólo quería que eso se acabara», explicó ante un público que seguía en vilo la narración.

Ha llovido mucho desde que las mujeres padecen una doble tortura en las comisarías. La oiartzuarra Ixiar Galardi fue apresada hace 28 años, y rememora cómo en el momento del arresto «se me cayó el mundo encima. No puedes evitar pensar que estás en sus manos».

«A ellos no les entra en la cabeza el compromiso político que puede tener una mujer», asegura para explicar que las mujeres siempre son tratadas e interrogadas como «putas».

Más allá del lenguaje sexista y las presiones, en la incomunicación, que en su caso se dilató diez días, los policías le agarraron de los pechos: «Se me hizo insoportable, me apretaban cada vez con más fuerza con sus asquerosas manos».

Beristain fue la más decidida a la hora de rememorar los detalles de aquellos cinco días por que está más que convencida de que hay que contarlo: «Es muy difícil revivirlo, pero hay que hacerlo porque la tortura sigue existiendo, y las mujeres viven lo que nosotras vivimos. Esto se tiene que saber», remarcó.

Explicó que padeció la «bolsa», los electrodos, la quema de los pezones.. Sin embargo, fue escuchar los gritos y sollozos de su compañero lo que pudo con ella. «Para que mi hermano y mi compañero no pasaran lo mismo que yo, mi cuerpo se bloqueó y desde ese momento ni gritaba ni lloraba». Pasaron tres años hasta que pudo contar lo ocurrido en comisaría.

Kristina Gete hace pocos meses que recobró su libertad, y tras su incomunicación, hace doce años, denunció haber sido violada por los guardias civiles. «Cuando entras en la cárcel coges fuerzas para escribir el testimonio de tortura y aprendes a vivir con ello».

Cárcel

«Al construirlas, ni siquiera contemplaron que podría haber reclusas»

Galardi ha pasado dos décadas de su vida en prisión, por lo que el sistema penitenciario no le es ajeno. Conoció la cárcel de Yeserías, que pese a contar con unas condiciones «penosas, con ratones incluidos», recuerda la fuerza y el amparo que otorga el grupo. Allí se encontraban todos los presos políticos. Tras el cierre de Yeserías llegó Carabanchel, donde el régimen se convirtió en «muy férreo». Sin embargo, gracias a la lucha emprendida por el Colectivo, consiguieron las condiciones que tenían de antemano.

En 1989 llegó la política oficial de dispersión de todos los presos políticos, una medida que afectó de manera más cruel a las mujeres al ser un grupo inferior y más fácil de dividir.

Son muy pocas las cárceles que están destinadas a mujeres. La mayoría de las cárceles se diseñaron sin imaginar siquiera que podría haber reclusas, por lo que las mujeres fueron recluidas en espacios adaptados para ello y que ni contaban con un patio, ni mucho menos con gimnasio, biblioteca, sala de enfermería o talleres.

Beristain recordó cómo las mujeres tenían terminantemente prohibido pasar al lado de los hombres, donde estaba la sala del dentista, por lo que a las mujeres les quitaban las muelas en el pasillo mientras eran sujetadas por carceleras, sin anestesia siquiera. Una anécdota que refleja sobremanera la situación de la mujer en la cárcel.

Maternidad

«No te pueden negar también el derecho a la maternidad»

Tan sólo llevaba dos meses en la cárcel cuando Maribel Zabaleku descubrió que estaba embarazada. Sólo tuvo a su hijo durante quince meses, porque no cree que la prisión sea lugar para ello. Los carceleros comenzaron a desnudarlas cada vez que salían al patio y como protesta decidieron hacer un «chapeo», con lo que su hijo estuvo dos meses en una celda donde justamente entraba la cuna.

Gete, sin embargo, mantuvo a su hijo hasta los tres años pero tampoco lo tuvo fácil. Recuerda cómo fue obligada a parir rodeada de policías. Exigió que, al menos, fuera una mujer la que estuviera en el paritorio. «Tuve suerte, se acojonó y salió», recuerda entre risas. Los siguientes meses tampoco fueron fáciles; le vetaban la compra de pañales y ni siquiera era respetada la siesta del niño, ya que entonces tenía que salir al patio con él en brazos.

Sabe que la cárcel no es un buen sitio para nadie, pero insiste en que entre muros «se sigue viviendo y se sigue luchando para hacer realidad los sueños». «Y no nos pueden denegar el derecho a ser madres», subraya orgullosa.

Ejemplo de torturas

Me detuvieron junto a mis camaradas Carmen Cayetano y Juan García la madrugada del 9 de junio de 2006 en Reus, irrumpiendo de forma extremadamente violenta y destrozándolo todo (puertas, cristales, enseres...).
Una vez esposados y tras la parafernalia de leernos nuestros "derechos", nos sacaron encapuchados y nos metieron en los coches que nos llevaron a la Dirección General de la Guardia Civil en Madrid. Durante el viaje los fortísimos golpes en la cabeza y la provocación de asfixia fueron continuos, avisándome de que aquello "no era nada con lo que te espera si continúas sin hablar" , ya que me había negado incluso a identificarme. En el trayecto a Madrid aprovecharon para robarme dos pulseras, una de ellas de plata.
En la DGGC las primeras 48 horas fueron un continuo ir y venir del calabozo a las dependencias de tortura, donde los golpes, insultos, malos tratos y torturas fueron lo "normal". De forma salvaje me golpeaban una y otra vez en la cabeza, bien con las manos o bien con porras de cartón enrollado. Como consecuencia de estas sesiones de tortura he tenido hasta ahora enormes dolores y chichones. En repetidas ocasiones me desnudaron integra y violentamente, me envolvían totalmente con una manta y una vez en el suelo, y mientras varios me sujetaban, otro sentado sobre mi pecho y estómago me practicaba "la bolsa". A esta tortura uno de ellos llegó a denominarla "el juego de la apnea". En diversos momentos me amenazaron con introducirme un palo por el ano, llegando a prepararlo todo y simulaban que lo estaban intentando. Otra práctica era la de llevarme al agotamiento absoluto, obligándome a estar de pies o cuclillas con los brazos en alto.
El impedimento de dormir fue continuo y las escasas veces que pude descansar un momento, eran alteradas con ruidos y control absoluto.
Alternaban todas las torturas con el papel del picoleto bueno "preocupado" por mi negativa a comer y beber lo que me daban, diciéndome que iba a quedarme muy débil. Pero tal debía ser su "preocupación", que llegaron a cortar el agua del baño donde a veces bebía algo para no deshidratarme.
Al tercer día el trato fue menos salvaje físicamente, aunque el acoso psicológico no cesó ni un instante, e incluso aumentó con preguntas y amenazas a otras personas de mi entorno, sobre todo de Euskal Herria, y muy especialmente referentes a mi compañero David Garaboa -preso político del PCE(r)-. Para entonces, ya me habían enseñado la foto de una amiga personal -que nada tiene que ver con mi militancia comunista- y amenazado con detenerla e incriminarla.
Durante todo el tiempo me efectuaron los interrogatorios y torturas con antifaz ellos, o yo encapuchada. Y me llegaron a decir literalmente "no vamos a llegar hasta el final, pero de aquí puedes salir con muchas secuelas. Lo sabes ¿verdad?".
Constantemente insistían en cúal era mi actividad en el PCE(r). Les indiqué que no iba a hablar de ninguna otra persona que no fuese yo misma; y ello debido a su impunidad total y facilidad para incriminar incluso a la gente que desarrolla una labor solidaria con los presos políticos en el Socorro Rojo Internacional. En ese momento de torturas dialogadoras les llegué a poner como ejemplo el juicio-farsa de 2005 y principios de 2006 en el Estado francés y español contra mi Partido, el SRI, la AFAPP y los GRAPO. Les dije que tanto a ellos como a su amigo y cómplice Garzón les gusta mucho poner guiones (PCE(r)-GRAPO-SRI-AFAPP-CNA-ALA.... ¡Todo es GRAPO!), para de esta manera encarcelar a quien les plazca con la manida etiqueta de "banda armada".
Así que les indiqué que era única y exclusivamente militante del PCE(r) y que, aunque intenten una y otra vez mezclarlo todo, el PCE(r) es un partido político que nada tiene que ver orgánicamente con los GRAPO, que son una organización armada revolucionaria.
Durante el tiempo que duró la incomunicación (unas 90 horas), me llevaron a la que decían era la forense, pero al no ver identificación alguna me negué a hablar con ella, aunque a decir verdad, visto lo que me estaban haciendo y con qué impunidad, ni de la forense real me hubiera fiado. El tercer día le pregunté por su identificación médica y me contestó que "sólo la necesitaba para entrar allí, y no hacía falta que me la mostrase", con lo cual quién sabe quien era la susodicha.
Me negué rotundamente a hacerme pruebas de ADN y a firmar ninguna declaración ante la Guardia Civil. Posteriormente y ante el juez, me negué a declarar. Antes de llevarme a la Audiencia Nacional vinieron todos a "despedirse", insistiendo en repetirme "no te hemos tratado mal ¿no?".
Decididamente, los fascistas y su corte de picoletos tienen un concepto del "buen trato" y del "diálogo" muy diferente al nuestro, al de la clase obrera.
Pero que no les quepa la menor duda: seguiremos combatiéndoles, ahí en la calle o en este nuevo frente que ahora nos toca vivir; pues estamos convencidos que la lucha es el único camino para lograr el socialismo. El único capaz de acabar con el fascismo. Por eso, frente a su diálogo tramposo, seguiremos adelante con la lucha de resistencia.

Arantza Díaz Villar
Presa política vasca, militante del PCE(r)


CRÓNICA: Mesa redonda en Oiartzun y artículo de hemeroteca


lunes, 10 de marzo de 2014

Documento histórico: Las presas políticas de Yeserías

«Desde la cárcel también se puede luchar»

La situación de los presos políticos, su forma de pensar, de vivir, de sentir, es un tema siempre candente y la consecución de una amnistía para estos presos, una reivindicación asumida por un gran sector del pueblo.
En setiembre de 1981, dos presas políticas de la cárcel de Yeserías consideraron interesante elaborar un trabajo sobre las presas políticas de dicha prisión, a fin de conocer un poco cómo son dichas mujeres. En dicho trabajo se analizaba el entorno social del que procedían, el por qué y a través de qué canales se introdujeron en la lucha, su evolución ideológica, su postura ante temas que como mujeres les atañe de una manera especial, su opinión ante la lucha armada, y su propia experiencia en la cárcel. El total de presas políticas encarceladas en Yeserías ascendía a 44, de las que 13 estaban acusadas de pertenecer a GRAPO, 6 al PCE(r), 1 al Movimiento de Resistencia; 17 a ETA(m), 4 a ETA (pm), una independentista catalana, una militante del PCE(I), y una independiente.
En 1982 en dicha prisión se encuentran 54 mujeres, 19 de ellas acusadas de pertenecer a ETA(m), diez a ETA(pm), 22 a GRAPO y PCE(r), una independiente, una independentista catalana, y una militante del PCE(I). Desde primeros de febrero, también en Martutene, se encuentran encarceladas las otras 5 presas políticas vascas.

Para realizar este sondeo, se ha partido de un muestreo de 41 presas políticas, recluidas todas ellas en la cárcel de Yeserías. Teniendo en cuenta que el total de presas políticas existentes en el Estado español en setiembre de 1981 ascendía a 49, la muestra supone el 83,57 por ciento del total.
Las preguntas realizadas son abiertas, y podrían dividirse en cinco bloques:

  • Ficha personal de la encuestada (edad, lugar de nacimiento, procedencia social, religión, profesión, ideología política, fecha de detención, penada o preventiva, tiempo de condena, etc.)
  • Evolución política
  • Feminismo
  • Lucha armada 
  • Experiencia en la cárcel

La mayor parte del análisis se va a realizar en función de dos grupos: por un lado, el grupo de las militantes o simpatizantes de GRAPO-PCE(r), y por el otro el de ETA(m), ETA(pm) e Independentista catalana, nombrándolos respectivamente Grupo I y Grupo II.

Situación personal

Las edades oscilan entre los dieciocho y los 49 años, y aunque las más numerosas son las más jóvenes —el 51% están comprendidas entre los 18 y 25 años—, es de destacar que casi la mitad han cumplido ya los 26 años y que el 5% del total de las encuestadas pasan de los 36 años.
Estos datos nos podrían hacer reflexionar en el sentido de que la mujer se integra tarde en la lucha. En cambio, hemos, podido constatar a lo largo de este estudio, que esto no es así, y que la mayoría comenzaron bastante jóvenes.
Podríamos deducir también que el hecho de que las mujeres sean relativamente mayores es debido a la naturaleza de la Organización a la cual pertenecen o simpatizan y al tipo de lucha que ésta desarrolla.
Quizás sí exista algo de eso, pero los dos grupos que analizamos son muy diferentes, y sin embargo, en esta ocasión los resultados son casi idénticos.
En cuanto al estado civil, destaca el hecho de que el 29% del Grupo I ha pasado por el matrimonio tradicional, frente al 12% del Grupo II.
También es en el Grupo I donde encontramos más madres: el 55%, frente al 24% del Grupo II. Normalmente sólo tienen un hijo, máximo dos.
El nivel de estudios es muy similar en los dos grupos: el 39% de las encuestadas han cursado estudios primarios, el 34% secundarios, y el 27% universitarios. No obstante, a la hora de constatar las profesiones ejercidas por las encuestadas antes de su detención, se manifiestan claras diferencias entre los dos grupos: En el Grupo I, el 20% eran obreras y en el II, sólo el 5%. Trabajaban como administrativas, técnicas medias, etc. el 12% del primer grupo frente al 32% del segundo; y profesiones liberales sólo la ejercían el 2'4% del segundo grupo.
Referente a la religión, todas las encuestadas coinciden en autodenominarse ateas o no creyentes.
Las militantes o simpatizantes de los dos grupos provienen de clases sociales muy similares. Aunque el 51% son de extracción social baja, normalmente pertenecen a familias de obreros cualificados, por lo que podría encuadrárselas en la categoría baja-media. El resto, el 49%, son de clase media. A destacar un dato curioso: los padres del 20% de las militantes del GRAPO y/o PCE(r) han ejercido o ejercen la profesión de militares.

Ideología y trayectoria política

I.) Marxismo-leninismo. Las 13 GRAPO, 6 PCE(r) y 1 M.R. se manifiestan de ideología m-l. Las que han pasado por otras organizaciones políticas, éstan han sido la ODEA, OMLE, Maf y las dos de militancia actual. El 40% viene del ambiente estudiantil, el 25% del propio barrio, el 20% en el trabajo y el 15% en el pueblo.
La mayor parte manifiestan que los motivos por los cuales se decidieron a entrar en la lucha política fueron las injusticias y las represiones «que el régimen fascista ejercía sobre el pueblo». Sólo en un caso se nos habla de represión estudiantil, y en otro de represión vivida dentro de la misma familia.
Prácticamente todas dicen que los canales que utilizaron para entrar en la lucha fueron los amigos y compañeros de clase o de trabajo. Sólo tres lo hicieron a través del compañero o marido.

II.) Diversidad ideológica. Este grupo, integrado por 12 militantes de ETA(m) y cinco simpatizantes, 2 militantes de ETA(pm) y una simpatizante; y una Independentista catalana.
Ideológicamente se definen de la siguiente manera:

  • socialistas: 6
  • libertarias: 5
  • nacionalistas: 3
  • marxistas-leninistas: 3
  • ninguna ideología: 4

En conjunto, las integrantes de este grupo han pasado por organizaciones nacionalistas o abertzales. Excepto dos que iniciaron su militancia en EGI y Herri Gaztedi respectivamente «porque era lo único que existía en aquellos momentos», casi todas las restantes empezaron a militar en organismos y partidos aún hoy relativamente nuevos, surgidos a lo largo de los seis últimos años, y las raíces de los cuales hay que buscarlas, de una forma u otra, en ETA: LAIA, LAIA EZ, EGAM, JARRAI, y la misma ETA.
El marco en el cual se integraron en la lucha fue el siguiente: el 33% en los pueblos, el 19'5% en ambientes estudiantiles, el 14% en el trabajo, y el 9%en el barrio; el % restante no contesta.
Afirman, la inmensa mayoría, que los motivos por los cuales se decidieron a entrar en la lucha política son, sobre todo, la represión nacional que vivía su pueblo. Más adelante también se han ido concienciando de la represión social.
La mayoría se introducen a través de los amigos, los compañeros de trabajo o de estudios, e incluso por medio de la misma familia. Sólo dos lo han hecho a través del compañero o marido.
A la vista de estos resultados quiriéramos constatar el hecho de que a pesar de que el nivel de estudios es muy similar en los dos grupos, lo que hace pensar que todas ellas acudieron por igual al instituto, universidad, etc., sólo un 19'2 por ciento del Grupo II se introdujo a través de este ambiente frente al 40 por ciento de las militantes del Grupo I. En cambio este último grupo tiene un 19'2 por ciento de sus militantes procedentes de pueblos, frente al 33'3 por ciento del Grupo I.

Mujer y sociedad

I) Sociedad socialista, la panacea

Todas las militantes de GRAPO y PCE(r) (Grupo I) coinciden a la hora de opinar sobre la familia.
Dicen que «en esta sociedad capitalista» no les es válida la familia sobre todo porque se basa en vínculos económicos y porque sirve para perpetuar el sistema, pero no la llegan a cuestionar, ya que piensan que en una sociedad socialista la familia sería una forma idónea de convivencia, «pues se basaría en vínculos sentimentales».
En cuanto al divorcio, todas manifiestan que es necesario que exista una ley que lo regule, aunque consideran que la que se acaba de aprobar es restrictiva para las clases populares. Referente al aborto, todas menos una opinan que en la sociedad actual tendría que ser libre, lo que equivale a gratuito y médicamente controlado. La inmensa mayoría nos menciona la necesidad de la existencia de una campaña previa de educación sexual, planificación familiar, etc.
A la pregunta de si estarían de acuerdo con que en la sociedad actual existiese una ley que regulase el aborto, sólo cinco de ellas contestaron afirmativamente, aunque cuestionándolo mucho. El resto no acepta ninguna ley de «esta sociedad capitalista» puesto que consideran que éstas serían injustas. Todo el conjunto, excepto dos, sí cree, sin embargo, que en una sociedad «diferente», más de acuerdo con sus creencias (la sociedad socialista), serían necesarias leyes que regulasen el aborto, «pues en este caso se tratarían de leyes justas».
Así pues, estarían de acuerdo con el aborto libre en la sociedad actual sólo como mal menor, «de cara a evitar muertes innecesarias... que hoy en día se producen con los abortos clandestinos».

II) La mujer es dueña de su propio cuerpo

En conjunto, todas las mujeres de este segundo grupo (ETA-m, ETA-pm, Independentista catalana) también están en desacuerdo con el concepto actual de la familia, y afirman que ya es en este marco donde se les empieza a discriminar. Creen que el concepto familia en la sociedad capitalista responde a esquemas burgueses y relega a la mujer a esquemas secundarios. De todas formas, sólo seis, cinco de las cuales se consideran libertarias, llegan a cuestionársela a fondo, hasta su desaparición.
Referente a la ley de divorcio, prácticamente todas excepto tres, creen que tal y como están las cosas representa un avance. Afirman, sin embargo, que con esta ley la mujer saldrá perjudicada debido a la educación que ha recibido y que, entre otras cosas, hace que no esté cualificada profesionalmente. Y, además, añaden que las clases populares no tendrán el mismo acceso al divorcio.
Las tres que no estaban de acuerdo con leyes que regulasen el divorcio fundamentan su negativa con el argumento de que nadie se ha de interferir en lo que es un problema a resolver entre los afectados. Y las seis que cuestionaban la existencia de la familia si aceptaban el divorcio sólo era como una medida intermedia mientras haya matrimonios.
Referente al aborto, todas están de acuerdo con que éste sea libre, gratuito y médicamente controlado, sobre todo porque están convencidas de que la mujer ha de ser dueña de su propio cuerpo y que en consecuencia sólo ella ha de decidir el momento y las circunstancias de su maternidad. También en este grupo se habla de que son necesarias las campañas de información sexual para evitar el tener que dar este paso, pues ninguna de ellas pierde de vista que el aborto es una agresión física para la mujer.
Dicen asimismo que en esta sociedad actual no tendría que existir ninguna ley que regulara el aborto, al contrario, lo que urge es la despenalización, ratificándose en que sólo la afectada puede decidir en qué casos sí y en qué casos no puede abortar.
En una sociedad «diferente-, más de acuerdo con su idiosincrasia, creen que continuarían pensando igual al respecto.

Las organizaciones feministas actuales no son válidas

Respecto a los presupuestos generales del feminismo, todas las mujeres de los dos grupos están de acuerdo con ellos, y piensan que la mujer se tendría que organizar para defender sus intereses y derechos, aunque no especifican de qué manera.
No obstante, todas se manifiestan muy críticas con las organizaciones existentes. Así, mientras el Grupo I considera que estas organizaciones «son reaccionarias y desvían a la mujer en su. lucha, provocando su enfrentamiento con el hombre», las encuestadas del Grupo II destacan sobre todo el hecho de que dichas organizaciones «olvidan demasiado a menudo la triple opresión que sufre la mujer en los pueblos oprimidos: como miembro de un pueblo, como miembro de una clase social, y como mujer».

La mujer y la organización

Todas las encuestadas coinciden en afirmar que sus respectivas Organizaciones tienen en cuenta las reivindicaciones de la mujer. Las diferencias surgen cuando nos hablan de su experiencia personal en la organización en la que militan o simpatizan.

I) Muchas mujeres en la Organización

El grupo GRAPO y PCE(r) afirma que nunca ninguna de ellas se ha sentido discriminada dentro de la Organización por el hecho de ser mujeres. Al contrario, afirman que ha sido la propia Organización quien les ha ayudado a abrir los ojos a este problema.
En este grupo sólo dos aceptan haberse sentido discriminadas en alguna ocasión por parte de sus compañeros masculinos, y las dos lo atribuyen a problemas educacionales.
Respondiendo a si creen que son pocas o muchas las mujeres que militan en su Organización, todas afirman que son muchas y todas, excepto tres, razonan este hecho afirmando que la Organización a la que pertenecen fomenta la integración de la mujer en la lucha política. Las otras tres creen que se debe a la propia dinámica y evolución de la mujer.
Por otro lado, existe el convencimiento de que su partido realiza un continuo trabajo en fábricas y centros de trabajo donde la mayoría son mujeres.

II) Pocas mujeres en la Organización

Dentro del Grupo II, seis mujeres opinan que sí se han encontrado discriminadas dentro de la Organización, al menos en el sentido de que han tenido que trabajar y demostrar más que un hombre para que se las valorase. También consideran que la Organización, en la práctica, no tiene suficientemente presente el problema de la mujer. Quizás sería necesario señalar que estas mujeres que se han mostrado más criticas con la Organización y con sus compañeros han admitido que en muchas ocasiones se trata de un problema derivado de la educación machista sufrida tanto por los hombres como por las mujeres. También, estas mujeres que se han mostrado más críticas respecto a estos temas son las que tenían mayor responsabilidad dentro de sus organizaciones.
Respecto a si son pocas o muchas las mujeres que forman parte de la Organización, todas creen que son pocas, y opinan que esto es debido, sobre todo, a las limitaciones de la propia mujer, «pues ella misma se subestima». También apuntan la posibilidad de que sea debido a la comodidad... En definitiva, «porque vivimos en una sociedad en la que domina la ideología machista».
Reconocen que la causa de todo esto no es la Organización, y que ésta no hace distinciones de sexo.

Estancia en la prisión

I) Formación ideológica, política y cultural

A la pregunta de si la estancia en la prisión era un tiempo perdido, las componentes del Grupo I han contestado que no, y han valorado esta experiencia como muy positiva pues les permite ampliar su formación ideológica, cultural, y reafirmarse en sus planteamientos y en su lucha.
Los trabajos manuales que realizan y que son posteriormente vendidos en la calle, creen que contribuyen a la doble finalidad de ayudarse económicamente y de desarrollar la solidaridad con los presos políticos en la calle.
Sólo tres mencionan la experiencia que les ha supuesto a nivel personal el vivir en comunidad.
En conjuntó, todas manifiestan que desde la prisión también se puede luchar.

II) El encuentro con una misma

Respecto al segundo grupo, seis consideran que el tiempo pasado en la cárcel sí es un tiempo perdido. Aunque no especifican claramente por qué, alguna de ellas señala que es debido al rompimiento de relaciones que supone.
El resto de las componentes del segundo grupo, sorprendentemente, coinciden en afirmar que la estancia en prisión les ha supuesto un encuentro consigo mismas, y les ha llevado a autoanalizarse. Creen que han aprendido mucho de la vida en comunidad, y están convencidas de que esto les servirá para desarrollar y enriquecer su personalidad.
Todas intentan, sobre todo, que no se les degrade, y para lograrlo consideran que es fundamental el mantenimiento de las relaciones con el exterior, el estudio, la lectura, y la realización de trabajos manuales.
Comentan, no obstante, que la experiencia, aunque positiva, no deja de ser dura por el rompimiento que supone con el entorno personal y afectivo de cada una.

Informe presas políticas de Yeserías. Año 1981. (Extracto)
Publicado en la revista Punto y Hora,
nº 257, 12 al 19 marzo 1982

Fuente: http://amnistiapresos.blogspot.com.es/

jueves, 6 de marzo de 2014

¡ABSOLUCIÓN PABLO HASÉL!

Máximo apoyo y solidaridad con el compañero Pablo Hasél, al cual el Estado Fascista Español  le pide 2 años de prisión por el simple hecho de hacer uso de su "libertad" de expresión, por denunciar la barbarie continua de este sistema en el que vivimos.
El juicio político será el próximo 10 de marzo. Ese mismo día está convocada una concentración en solidaridad con Pablo.
Aquí dejamos el resto de los datos de dicha concentración para lxs que podáis asistir y el comunicado en vídeo en el cual explica más detalladamente su caso:


                                                    video
                                                                  (Comunicado de Pablo Hasél)

A pesar del poco margen de tiempo que ha dado el Estado (obviamente con la intención de impedir hacer una campaña solidaria en "condiciones"), eso no ha frenado a la solidaridad. 
Miles de personas ha denunciado y han difundido el caso de Pablo. 
Pintadas, carteles, canciones.. Muestras de solidaridad y denuncia que incluso se manifiesta en otros territorios del globo.
Y esto es una muestra más de que, la solidaridad, no la frenarán nunca.

¡ABSOLUCIÓN PABLO HASÉL!